Los expertos prevén que en los próximos años se va a producir una revolución en el mundo laboral, debido a cambios demográficos, sociales, económicos y tecnológicos.

En las nuevas economías parece inevitable que todos tendremos que reciclarnos e incorporar cada vez en mayor medida las competencias que serán más demandadas. En un artículo de Paul Kruchoski escrito en el año 2016 para WebForum, titulado Diez habilidades que necesitas para prosperar mañana, el autor nos explica que, según el Foro Económico Mundial, la creatividad será la tercera competencia más valorada en el mundo laboral, solo por detrás de la capacidad para resolver problemas complejos y ser capaz de pensar de forma crítica. Estas tres habilidades serán importantes para desarrollar nuevos modelos de negocios en las nuevas economías y trabajar en las futuras profesiones laborales.

Resolver problemas complejos

La estrategia de la complejidad es una teoría interdisciplinaria que surge en los años sesenta y estudia los sistemas complejos. Esta área de conocimiento construye desde investigaciones previas en las ciencias naturales, examinando cómo nos enfrentamos a la incertidumbre. Con la aparición de las nuevas economías y las tecnologías exponenciales, se ha vuelto fundamental desarrollar la habilidad para resolver problemas complejos. Por ejemplo, empresas como Uber, Blablacar o Lime han intentado resolver el desafío de la movilidad con distintos modelos de negocio. Sin embargo, al mismo tiempo han surgido nuevos problemas. Esto sucede porque el mundo se está volviendo más complejo. En los últimos meses hemos podido leer noticias que nos llenan de preocupación. A continuación podemos leer un par de titulares de estas noticias. “La empresa de patinetes eléctricos Lime, echa a rodar en Madrid en medio de un limbo legal”. “¿Revolución o invasión?: las aceras de las grandes ciudades se llenan de bicis, patinetes y motos”.

Es importante que todas las personas que trabajan en los sectores públicos, privados y educativos mejoren la habilidad de resolver problemas complejos. Los expertos proponen distintas aproximaciones o metodologías para abordar la resolución de problemas complejos. Por ejemplo, el pensamiento lateral, el pensamiento divergente, el pensamiento visual, la vista de helicóptero o de cincuenta mil pies de altura. Con relación al proceso, la mayoría de los métodos comienzan con un análisis o diagnóstico, se consideran opciones existentes o se crean nuevas y se implementan o ejecutan las que pueden encajar mejor.

economía

Uno de los métodos clásicos es la resolución creativa de problemas, creada por el ejecutivo de publicidad Alex Faickney Osborn, quien la desarrolló en 1954 junto con el profesor Sidney Parnes de la Universidad de Búfalo. El método de Resolución Creativa de Problemas (CPS) sigue un esquema organizado de técnicas de pensamiento creativo para resolver problemas, y consta de siete pasos:

  1. Orientación para plantear el problema
  2. Preparación para aportar datos pertinentes
  3. Análisis para incluir todo el material relevante
  4. Hipótesis para plantear alternativas para crear opciones a las ideas
  5. Incubación para permitir que llegue la iluminación
  6. Síntesis para poner las piezas juntas
  7. Verificación para juzgar las ideas resultantes

Pensamiento crítico

El pensamiento crítico se puede definir como el proceso por el cual las personas analizamos, entendemos o evaluamos la forma por la cual organizamos los conocimientos que intentan explicar el mundo. Distintos estudios resaltan la importancia de evitar los sesgos cognitivos para mejorar nuestra capacidad de pensamiento crítico. Los autores Richard Paul y Linda Elder nos recomiendan seis estándares que podemos aplicar para mejorar nuestro pensamiento crítico:

  • El primer estándar es el de la claridad, que es el modo como se plantea la propuesta. La pregunta que podemos hacer para mejorar la claridad es la siguiente: “¿Pueden los demás entender tu punto de vista?”.
  • El segundo estándar es la exactitud en relación a todas las fuentes que nutren y soportan la propuesta. La pregunta que nos podemos hacer con relación a la exactitud es: “¿Cuáles son las fuentes que respaldan tu propuesta?”.
  • El tercer estándar es la complejidad del nivel de análisis e investigación. La pregunta que nos podemos hacer con relación a la profundidad es: “¿Cómo abordas la complejidad del tema?”.
  • El cuarto estándar es la relevancia sobre el entorno del tema que se está tratando. La pregunta que nos podemos hacer sobre la relevancia es: “¿Estás planteando las cuestiones clave?”.
  • El quinto estándar es la profundidad en relación al nivel de análisis, investigación y explicación del tema que se está abordando. La pregunta que nos podemos hacer en relación a la profundidad es: “¿Has cubierto todos los puntos de vista?”.
  • Finalmente tenemos el sexto estándar, que es la precisión que tiene que ver con asegurar que la propuesta es suficientemente específica. La pregunta que nos podemos hacer para este estándar es: “¿Es tu punto de vista suficientemente específico?”.

Creatividad

La creatividad se puede definir como la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos que habitualmente producen soluciones originales. Al mismo tiempo existe otro concepto conocido como “serendipia”, que favorece la creatividad. La serendipia son descubrimientos o hallazgos afortunados e inesperados, que se producen cuando se está buscando otra cosa distinta.

Si nos centramos en el mundo económico y nos fijamos en personas muy creativas del mundo de los negocios, podemos apreciar ciertos rasgos de personalidad. Las personas creativas hacen lo inesperado, son originales, tienen un sueño o propósito, están determinadas por su interés, en ocasiones están en el límite hacia lo obsesivo y puede ser difícil trabajar con ellos.

Mirando hacia el futuro y pensando en las nuevas economías, este mundo va a necesitar de grandes dosis de creatividad y humanismo por nuestra parte. Por ello, incluimos la creatividad como una habilidad fundamental para resolver los desafíos futuros.